«El rojo es un color que favorece a todas”, La clave está en saber elegir el tuyo.

Tener claro, primero, que estás en un buen momento anímico para llevar labios rojos.

Después, conocer algunas reglas para acertar

con el tono, como la forma del labio, su tersura, el color natural de los dientes y el color de la piel y el del cabello.

A partir de ahí, está prácticamente todo hecho.

Solo tienes que elegir…